CCPCR

El Colegio de Contadores Privados de Costa Rica nace con la aprobación de la Ley 1269, promulgada por el Congreso de la República en 1951.

Desde entonces y bajo el amparo de la Ley, el Colegio de Contadores Privados de Costa Rica es reconocido por el Estado como colegio profesional y está facultado para: a) Promover el desarrollo de las Ciencias Contables y proteger su ejercicio como profesión; b) Defender los derechos de sus integrantes y promover su mejoramiento económico; y c) Fomentar el acercamiento social y profesional de sus componentes y ejercer vigilancia y jurisdicción disciplinaria sobre sus miembros en relación con el ejercicio profesional, tal y como se desprende del artículo 3 de la Ley 1269.

Por otro lado, el artículo 4 de esa misma ley señala a quienes se puede considerar como Contadores Privados; estableciendo que “sólo se reconocerán como Contadores Privados a los inscritos en el Colegio y que no se encuentren suspendidos temporalmente en el ejercicio profesional”.

Entonces, y de acuerdo con los artículos anteriores se puede afirmar que, al promulgarse la Ley del Colegio de Contadores Privados, la intención del legislador era la de crear un colegio profesional que agremiara a los profesionales dedicados a ejercer la Contaduría Privada.  

A su vez, la Procuraduría General de la República ha indicado, en reiteradas ocasiones, que el Colegio de Contadores Privados es un colegio profesional. El pronunciamiento C-263-2006 de 28 de junio del 2006 al respecto indica:

“En su condición de colegio profesional, el de Contadores Privados de Costa Rica es titular de una potestad de regulación y sancionatoria sobre sus miembros (Sala Constitucional, resolución NO. 4637-99 de 15:42 de 16 de junio de 1999), que no puede ser ejercida respecto de terceros”.

Más adelante, en la misma resolución, expresa la Procuraduría:

“De lo hasta aquí expuesto, puede considerarse certeramente que el ejercicio de la contaduría privada es una profesión en el sentido amplio del término. Empero, así es posible distinguir entre los miembros del Colegio de Contadores Privados entre quienes obtienen el título de contador privado y quienes son licenciados en Administración de Negocios. Y también, cabe diferenciar entre quienes son simplemente profesionales y los que de estos tienen un nivel o grado académico universitario, como es el caso de los profesionales liberales.

Conclusión:

[…]

3. Que el contador privado en un profesional –aunque no necesariamente de grado universitario- (que debe incorporarse a su Colegio Profesional) para que pueda ejercer la actividad.

4. Que quienes ostenten el título de contador privado y se encuentren incorporados a su Colegio Profesional, cumplen con el requisito de ser profesional colegiado […]”

Resumiendo, el Colegio de Contadores Privados de Costa Rica es un colegio profesional y todos los contadores privados somos profesionales. Además, y no menos importante, tal y como lo afirma nuestro himno: “El Contador Privado es base de la economía nacional”, por lo que formamos parte intrínseca del desarrollo productivo del país.

Con el cariño de siempre,

CPI Eduardo Torres Mata

Presidente de Junta Directiva

Colegio de Contadores Privados de Costa Rica

Arriba - Versión de Escritorio